Mediante el uso de calibres y varios tipo de balanzas, así como de metodología experimental, los alumnos de 2º ESO han podido poner en práctica el método científico para calcular volúmenes y densidades. No han podido evitar los temidos errores de paralaje y de precisión.