Desde el Departamento de Orientación hemos realizado una actividad conjunta con los alumnos de infantil, primaria y secundaria para realizar su “Bote de la Calma”.

Es una herramienta fantástica para canalizar sus emociones. Cuando el niño lo agita, observa cómo la purpurina se mueve de forma descontrolada, al igual que hacen sus emociones cuando se enfada o se siente frustrado.

Nos hemos divertido, compartido y ayudado unos a otros. ¡Y se han llevado felices su regalo de Navidad!

Ahora toca usarlo en casa para relajarse, concentrarse y decorar vuestra mesa navideña.

¡Os deseamos Felices Fiestas!

Alfonso, Carmen y Elia